BLOG

BLOG

sábado, 10 de noviembre de 2012

LOS GATOS Y EL FRIO

Todos sabemos que los gatos son unos frioleros y que, en invierno, necesitan regular su temperatura corporal para no pasar frío.


Los gatos son más sensibles a los cambios de temperatura que nosotros, por eso es normal que durante los fríos días de invierno notes como tu gato escondido entre mantas o cerca del radiador. Además, tienen un mecanismo natural de renovación o muda de pelaje que les ayuda a preparar su pelo para el frío. 
Si el gato es un aventurero que vive en el exterior puede necesitar un aporte extra de alimento para mantener su calor corporal, sin embargo, los felinos caseros que viven cómodamente en casa y no realizan ejercicio pueden engordar si les damos más comida de la habitual porque no la queman. .

Si tu gato es del tipo "aventurero" y un día de nieve, heladas o frío intenso sufre una hipotermia debes actuar con rapidez, abrigarle con una manta, frotar con energía su cuerpo y acercarle a alguna fuente de calor como una bolsa de agua caliente o una mantita eléctrica. 

Tulito os puede dar amplia información sobre modelos, precios, medidas, colores y texturas de esterillas eléctricas. Las tiene todas.